Imprimir
 

en-solar-f1En esta tecnología, la energía procedente del sol en forma de radiación electromagnética se transforma en una corriente eléctrica continua debido a un fenómeno físico conocido como efecto fotovoltaico. Este proceso de transformación tiene lugar en determinados materiales llamados semiconductores entre los cuales se encuentra el silicio.
Aunque la radiación solar que llega a la superficie terrestre podría cubrir miles de veces las necesidades energéticas de la humanidad, su energía es de baja concentración lo que implica que la energía solar todavía represente un bajo porcentaje del consumo eléctrico europeo.

Si bien el origen de los sistemas que convierten la energía procedente del sol en electricidad se remonta al siglo XIX a través de las experiencias de Becquerel, su auténtico impulso se produjo a partir de los años 50 del siglo XX en los laboratorios Bell y posteriormente en los 60 y 70 a través del programa espacial estadounidense en el que se comenzaron a utilizar células fotovoltaicas para alimentar satélites.

Los paneles solares fotovoltaicos comúnmente utilizados, en función de su tecnología son los monocristalinos, los policristalinos y los de la tecnología denominada de "capa delgada".

En la actualidad, a pesar de suponer una inversión inicial importante, sus costes están disminuyendo continuamente debido a la bajada de precios de la materia prima, la apuesta por el I+D en el sector y la introducción de nuevos materiales y tecnologías de fabricación. Esto mismo ha supuesto un incremento de los rendimientos de los paneles fotovoltaicos.

Dentro de las instalaciones solares fotovoltaicas, podemos encontrar distintos tipos en función de su finalidad:

 

 

en-solar-f2Instalaciones de conexión a la red: La finalidad de estas instalaciones es la de inyectar la energía eléctrica generada por la instalación en la red de distribución eléctrica general y vendiéndola a la compañía comercializadora de la electricidad de acuerdo con la normativa en vigor.
Aunque la inversión inicial en este tipo de instalaciones es alta, tienen un atractivo periodo de retorno de la misma y una buena rentabilidad, especialmente aquellas situadas sobre cubierta.

 

 

 

 

 

en-solar-f3Instalaciones aisladas de la red: Tradicionalmente el uso más importante de la energía solar fotovoltaica se ha centrado en aplicaciones aisladas de la red eléctrica. El objetivo de estas instalaciones es suministrar energía eléctrica en lugares donde no llega la red pública por razones técnicas o económicas, por ello es muy común en zonas rurales aisladas o de montaña. Tienen una especial importancia en países subdesarrollados, donde son la única posibilidad de llevar la electricidad a muchas zonas donde no existe ninguna infraestructura de distribución eléctrica.

Debido a que los niveles de radiación solar pueden ser muy variables, para garantizar la continuidad del servicio, estas instalaciones suelen contar con acumulación de energía (mediante baterías en el caso de electrificación o depósitos de agua elevados en el caso de bombeos solares).

 

 

 

en-solar-f4Instalaciones híbridas: En algunas ocasiones, en lugares aislados de la red eléctrica, debido al perfil de la demanda de energía y en función de la aplicación, se suelen complementar la instalación fotovoltaica con otro tipo de suministro como grupos electrógenos o aerogeneradores. Este último caso en particular suele resultar muy interesante debido a que cuando el recurso solar es escaso el recurso eólico suele compensarlo y al revés.

Entre las ventajas del uso de la energía solar fotovoltaica, podemos citar:
La energía solar fotovoltaica, es una energía limpia, de fácil mantenimiento y de durabilidad prácticamente infinita. Responde, además al concepto de "generación distribuida", es decir, la energía se puede generar fácilmente en el mismo emplazamiento en el que se va a consumir.
En el caso de las instalaciones aisladas, son sistemas de aprovechamiento de energía idóneos para zonas donde el tendido eléctrico no llega (zonas rurales, por ejemplo) o bien es dificultoso y costoso su traslado. Además resulta muy interesante en electrificación de pequeñas infraestructuras como señalización vial, antenas de telecomunicaciones etc.
El costo de este tipo de instalaciones disminuye a medida que la tecnología va avanzando y se van desarrollando nuevos paneles fotovoltaicos con mejores rendimientos y costes de fabricación más bajos.

 

 

Situación en Extremadura:
Los sistemas fotovoltaicos, al igual que el resto de las tecnologías de aprovechamiento de la radiación solar, son de especial interés en nuestra Comunidad Autónoma debido a las privilegiadas condiciones de radiación de las que disponemos.

 

El auge de la energía solar fotovoltaica en Extremadura ha demostrado como la tecnología, planificación e inversión en perfecta sinergia, pueden constituir a corto plazo una fuente importante de suministro de electricidad. Prácticamente durante el año 2008, se pusieron en funcionamiento en nuestra Comunidad en torno al 90 % de la potencia total existente hasta ese momento.


La potencia instalada y, por ende, la energía vendida a la Red nos sitúa como la tercera comunidad autónoma del país en producción fotovoltaica, con un 12,83% de energía vertida a la red sobre el total nacional con esta fuente.


En concreto en el año 2008 se registró en Extremadura una producción de energía eléctrica de 347 GWh procedente de instalaciones fotovoltaicas de conexión a red en Régimen Especial. En el año 2009, esta producción energética fue de 880 GWh.


Al finalizar el año 2010, había en Extremadura instalaciones fotovoltaicas de conexión a red con una potencia total de 470 MW.


En siguiente gráfico muestra la evolución de la potencia de las instalaciones de energía solar fotovoltaica de conexión a red en el periodo 2006-2010.

 

 

en-solar-f5

 

 

 

 




GALERÍA DE IMÁGENES DEL PROYECTO ENERSUR

IM1 IM2 IM3 IM4 IM5 IM6 IM7 IM8 IM9 IM10 IM11 IM12 IM13 IM14 IM15 IM16 IM17



0
0
0
s2sdefault
powered by social2s