¿Qué es la biomasa?

Es el conjunto de la materia orgánica, de origen vegetal o animal y los materiales que proceden de su transformación natural o artificial.

 

Incluye específicamente los residuos procedentes de las actividades agrícolas, ganaderas y forestales, así como los subproductos de las industrias agroalimentarias y de transformación de la madera. Están, además, los llamados cultivos energéticos para la producción de biomasa lignocelulósica, orientada a su aplicación mediante combustión o gasificación.

 

Estos son:

• Productos de la agricultura y forestales
• Residuos vegetales agrícolas y forestales
• Residuos vegetales procedentes de la industria agroalimentaria
• Residuos de madera, con la excepción de los residuos que contengan compuestos halogenados orgánicos, o metales pesados, introducidos por productos de tratamiento de conservación (especialmente residuos de la construcción o demolición)
• Residuos de corcho
• Residuos vegetales fibrosos de fábricas papeleras co-incinerados in situ con recuperación de calor
• Lodos biológicos: lodos formados en la balsa de aireación durante el tratamiento biológico de aguas residuales o del proceso de transformación biológica, y separados por decantación o flotación.

 

Tipos de biomasa

La biomasa, como recurso energético, puede clasificarse en biomasa natural, residual y los cultivos energéticos.

 

La biomasa natural es la que se produce en la naturaleza sin intervención humana. Por ejemplo, las podas naturales de los bosques.

La biomasa residual es el subproducto o residuo generado en las actividades agrícolas (poda, rastrojos, etc.), silvícolas y ganaderas, así como residuos sólidos de la industria agroalimentaria (alpechines, bagazos, cáscaras, vinazas, etc.) y en la industria de transformación de la madera (aserraderos, fábricas de papel, muebles, etc.), así como residuos de depuradoras y el reciclado de aceites.

Los cultivos energéticos son aquellos que están destinados la producción de biocombustibles. Además de los cultivos existentes para la industria alimentaria (cereales y remolacha para producción de bioetanol y oleaginosas para producción de biodiésel), existen otros cultivos como los lignocelulósicos forestales y herbáceos o la pataca.

 

Usos de la biomasa

 

Producción térmica. Generalmente utiliza los productos de combustión directa, aunque en ocasiones también se emplea biogás.

- Doméstica. Tradicionalmente se han usado estufas y hogares, con rendimientos energéticos muy bajos. En los últimos años, sin embargo, van apareciendo criterios nuevos en cuanto a: eficiencia de los equipos, mejora de los efectos ambientales, características del combustible.... lo cual puede ser una oportunidad para los productos densificados de biomasa. Esto contribuiría a diversificar la demanda y los productos.
Recientemente también se están instalando calderas de biomasa para calefacción de centros públicos y de comunidades de vecinos.

- Industrial. Se viene aplicando biomasa a instalaciones como hornos cerámicos, secaderos y calderas. En este ámbito existe disponibilidad tecnológica suficiente para mejorar sensiblemente los rendimientos y diversificar los servicios.

 

Transporte. Quizá es la aplicación con mayores tasas de dependencia de los derivados del petróleo. Por eso los biocombustibles de origen vegetal tienen un interés estratégico, ante la vulnerabilidad del abastecimiento y la previsible subida progresiva de los precios, como se está viendo actualmente. Aunque el subsector está poco desarrollado, en general, España cuenta con capacidad técnica y recursos para desarrollarlo. Dado que la demanda potencial es muy elevada y la capacidad productora también, se perfila como un mercado de gran interés de futuro.

- El bioetanol se aplica a la combustión en motores de gasolina, mezclado con ella o sustituyéndola.
- El biodiésel se aplica a motores diésel, mezclado en ciertas proporciones con gasoil o, más raramente, sustituyéndolo.

 

Producción eléctrica. Muchas formas de biomasa pueden ser térmicamente oxidadas en calderas para generar vapor que puede ser usado para hacer andar turbinas y crear electricidad.

 

Entre las ventajas medioambientales del empleo de la biomasa se encuentran:
• Disminución de las emisiones de azufre.
• Disminución de las emisiones de partículas.
• Emisiones reducidas de contaminantes como CO, HC, NOX.
• Ciclo neutro de CO2, sin contribución al efecto invernadero.
• Reducción del mantenimiento y de los peligros derivados del escape de gases tóxicos y combustibles en las casas.
• Reducción de los riesgos de incendios forestales y de plagas de insectos.
• Aprovechamientos de residuos agrícolas, evitando su quema en el terreno.
• Posibilidad de utilización de tierras de barbecho con cultivos energéticos.Entre las ventajas medioambientales del empleo de la biomasa se encuentran:
  • Disminución de las emisiones de azufre.
  • Disminución de las emisiones de partículas.
  • Emisiones reducidas de contaminantes como CO, HC, NOX.
  • Ciclo neutro de CO2, sin contribución al efecto invernadero.
  • Reducción del mantenimiento y de los peligros derivados del escape de gases tóxicos y combustibles en las casas.
  • Reducción de los riesgos de incendios forestales y de plagas de insectos.
  • Aprovechamientos de residuos agrícolas, evitando su quema en el terreno.
  • Posibilidad de utilización de tierras de barbecho con cultivos energéticos.

 

cap1

Competitividad económica.

Calentarse con la biomasa no sólo es beneficioso para el medio ambiente, sino también para el ahorro, porque a igualdad de calor producido, los combustibles vegetales cuestan mucho menos que los fósiles. El Gráfico 1, permite comparar los tres principales combustibles fósiles para calefacción (gasóleo, Gas Natural y gases licuados del petróleo -glp-), electricidad  y los tres principales tipos de biomasa. 

 
 
 
 
 


cap3 POTENCIAL DE LA BIOMASA EN EXTREMADURA
Extremadura cuanta cuenta con una superficie 4.163.441 ha. En el siguiente gráfico se puede observar la distribución por tipo de superficie.

 

 

 

 

 

 


 

cap4 multiyes
La mayoría de los residuos no se producen durante todo el año, pues están sujetos a las estacionalidad de las operaciones que lo generan. Algunos tipos de biomasa residual son generados a lo largo de todo el año, puesto que quedan almacenados en los secaderos de las industrias transformadoras, no estando, por tanto, sujetos a la estacionalidad de cultivos. Éste es el caso de la cáscara de arroz, el polvo de corcho y el residuo industrial de la madera. 

En la siguiente tabla se puede observar la estacionalidad de los distintos cultivos:

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

cap5

 

 

En los siguientes gráficos se pueden ver los porcentajes de los distintos tipos de residuos en Extremadura:cap6

 

 

cap7

 
 
Enlaces de interés:

FORMATE-BIO: www.formatebio.es

Asociación Española de Valorización Energética de la biomasa: www.avebiom.org

The European Biomass Association: www.aebiom.org

Programa BIOMCASA: www.idae.es/index.php/mod.pags/mem.detalle/idpag.477/relcategoria.1160/relmenu.160

Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas: www.ciemat.es

 

Documentación de interés:

La Biomasa Forestal
Los Residuos Ganaderos
Los Residuos Agroindustriales
Los Cultivos Energéticos