Leer más: El proyecto GreenerEx impulsa inversiones por valor de 38’6 millones de euros en Extremadura GREENER-Ex es un proyecto desarrollado por Agenex y financiado por el mecanismo ELENAdel Banco Europeo de Inversiones (BEI) que ha desarrollado laEstrategia para las inversiones en eficiencia energética y energías renovables en Extremadura.

La implementación del proyecto ha durado tres años, en los que más de 400 municipios, entidades locales menores y organismos públicos se han beneficiado de estas inversiones gracias a la realización de estudios preliminares sobre gasto energético, tanto en alumbrado público como en edificios de la Administración, en los que ya se manifestaba un alto potencial de ahorro en este ámbito. Cabe destacar que estos estudios son necesarios en la solicitud de las ayudas de IDAE, que se han traducido en inversiones por valor de 5 millones de euros en Cáceres y 12 millones de euros en Badajoz.

Además, mediante la asistencia técnica prestada por la Agencia Extremeña de la Energía, se han desarrollado actuaciones concretas en entidades locales y regionales en las que se han identificado las mejores tecnologías; se han llevado a cabo en torno a un centenar de auditorías energéticas en edificios públicos; se han gestionado contratos y licitaciones públicas, así como el seguimiento de las obras; y se han impulsado modelos financieros que han permitido la ejecución de las inversiones, que en algunos casos se apoyaban a través de la línea JESSICA.

La distribución de las inversiones en eficiencia energética y energías renovables se presenta en el siguiente gráfico:

Leer más: El proyecto GreenerEx impulsa inversiones por valor de 38’6 millones de euros en Extremadura

Otra línea importante que se ha desarrollado gracias a este programa es el impulso al Modelo de Servicios Energéticos. Se trata de una modalidad de contrato que potencia los ahorros energéticos y económicos en el mantenimiento y la prestación de servicios. Este modelo para la implementación de actuaciones en eficiencia energética y la integración de las renovables, permite que el desembolso inicial de las inversiones se realice por la empresa adjudicataria, que además es responsable del mantenimiento, para posteriormente ir pagándose con los beneficios económicos conseguidos gracias a los ahorros de energía. Tras un periodo en el que se asegura el retorno de la inversión a la empresa adjudicataria, la Administración se hace cargo de las instalaciones ya mejoradas y mucho más eficientes.

El proyecto ELENA ha dado a conocer este modelo a los Ayuntamientos como una opción para la gestión de los equipos que utilizan energía en los municipios, además de constituir un instrumento eficaz para estimular el ahorro de energía en comparación con los modelos de contratación hasta ahora utilizados en los edificios de titularidad pública.

Por otro lado, una de las particularidades de los proyectos ELENA, es la importancia del factor multiplicador (leverage factor), que se establece en un mínimo de 20 para esta línea de financiación. Esto es, por cada euro que se aporta de dinero público para el asesoramiento, se debe generar un mínimo de 20 euros en inversiones. GreenerEx ha conseguido aumentar esta ratio un 60%, por lo que, de los 24 millones de euros previstos en inversiones, finalmente se han aprobado 38,6 millones en inversiones relacionadas con la eficiencia energética, lo que abre la puerta a que otros proyectos de similar magnitud puedan implementarse en Extremadura.

A cierre de la justificación del programa, se se han asesorado actuaciones en eficiencia energética por valor de 64,32 millones de euros. De ellas, se han licitado un total de 38,6 millones de euros, de las que se han ejecutado obras por 21 millones de euros hasta la fecha.

0
0
0
s2sdefault

Leer más: La Junta de Extremadura cuenta con 3,4 millones para ayudas a la Movilidad Eléctrica en la región

La consejera para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García, presentó el pasado viernes en Mérida el Plan de Ayudas a la Movilidad eléctrica en Extremadura, que cuenta con un presupuesto de 2.375.000 euros, más un millón procedente del programa MOVES del Ministerio para la Transición Ecológica, con el objetivo de incentivar el uso del vehículo eléctrico y mejorar los índices de contaminación en la región.

Según ha expresado en su comparecencia, este nuevo modelo de transporte es “el mejor instrumento para la reducción de emisiones en el transporte y para la descarbonización del parque automovilístico”.

Asimismo, ha añadido que desde la Junta de Extremadura “estamos decididos a que el sector del vehículo eléctrico despegue en nuestra región y, por eso estimulamos su compra mientras su precio siga suponiendo una barrera. Ya que es la mejor apuesta por una movilidad eficiente y sostenible en nuestra región, por la movilidad del futuro”.

Pero no será la única medida, el compromiso de la Junta de Extremadura pasa por “acelerar el cambio hacia un modelo productivo sostenible, apoyando siempre desde las Administraciones estas primeras etapas del cambio”, ha señalado.

La responsable para la Transición Ecológica ha aclarado que el momento para pedir las ayudas será el día hábil siguiente al de la publicación de la convocatoria en el DOE, pues este viernes se han publicado las bases, pero no la convocatoria, que se hará pública en las próximas semanas.

La medida aprobada es una de las principales recogidas en la Estrategia regional para el Impulso del vehículo eléctrico en la región, aprobada en noviembre de 2018.

El objetivo, según explicó Olga García, es doble, pues se trata de “facilitar en Extremadura la implantación progresiva de una movilidad sostenible, libre de carbono, más limpia, más económica, más eficiente, y mucho más segura y beneficiosa para todos”, y además, “contribuir a reducir la contaminación procedente del sector del transporte, que en Extremadura es responsable del 25 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero”.

Por lo tanto, se pretender promover una movilidad sostenible incentivando la renovación del parque de vehículos hacia aquellos que utilicen energías alternativas, para “incentivar una mayor presencia en nuestras carreteras del vehículo eléctrico, y para ello ponemos en marcha esta línea de ayudas”.

Olga García ha indicado que “somos conscientes de que el precio de estos vehículos sigue siendo una barrera importante a la hora de adquirirlos, y de ahí las ayudas tanto a la compra como a la instalación de puntos de recarga”, con lo que se da respuesta a una posible demanda retenida que estaba a la espera de que se pusieran en marcha planes como este, que ha tenido éxito en las comunidades autónomas donde se ha implantado.

El Plan contempla implantar una infraestructura de recarga pública que permita la circulación por Extremadura en las principales vías de comunicación y que no exista una distancia máxima entre puntos de recarga superior a 55 kilómetros, lo cual favorecerá e impulsará significativamente la movilidad en vehículo eléctrico.

Se dedica también una atención especial a los ayuntamientos de la región, que son “una figura clave importantísima en el proceso de cambio hacia la electromovilidad”, en palabras de la consejera.
Las Administraciones locales tienen gran capacidad para facilitar la acción individual, mediante bonificaciones fiscales, parking y recargas gratuitas, para crear zonas de cero emisiones, sobre todo en los grandes núcleos de población. Por ello desde la Junta de Extremadura “vamos a apoyar la modificación o la puesta en marcha de nuevos Planes de Movilidad Urbana Sostenible”.

Para estos objetivos, habrá dos convocatorias de ayudas, que son complementarias. La primera, presentada este viernes y cuyas bases reguladoras se han publicado en el DOE, y posteriormente habrá una segunda convocatoria de subvenciones correspondiente al Programa MOVES del Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético (IDAE) del Ministerio para la Transición Ecológica.

La convocatoria de la Junta de Extremadura para este año es de 2.375.000 euros, mientras que el importe de MOVES asciende a 1.043.465 euros, con lo que en total, se dispone de un presupuesto de algo más de 3,4 millones de euros.

De esta forma, las ayudas autonómicas van dirigidas al vehículo eléctrico puro, mientras que el programa MOVES contempla otras alternativas, y por otro lado, desde la Junta de Extremadura se da prioridad como beneficiarios a los ayuntamientos y entidades locales o mancomunidades por su capacidad para generar un modelo diferente de movilidad en el ámbito de sus competencias, así como aquellas instalaciones de recarga que utilicen las energías renovables para su suministro.

BENEFICIARIOS DE LAS AYUDAS

En las bases reguladoras que se han publicado hoy en el DOE, los beneficiarios serán particulares, comunidades de propietarios o de vecinos, asociaciones sin ánimo de lucro y comunidades de bienes, entidades locales y empresas y autónomos.

Podrán beneficiarse de cinco líneas de ayudas, que son ayudas para la elaboración o modificación de planes de movilidad urbana sostenible que impulsen la integración del vehículo eléctrico en las entidades locales extremeñas; ayudas para la adquisición de vehículos eléctricos; ayudas para la instalación de estaciones de recarga para vehículos eléctricos; ayudas para la instalación de estaciones de recarga para vehículos eléctricos suministradas con instalaciones de energía renovable; y ayudas para la infraestructura común necesaria para la instalación de estaciones de recarga para vehículos eléctricos en aparcamientos o estacionamientos colectivos de edificios existentes.

El procedimiento de concesión de las ayudas va a ser por concurrencia competitiva, y por tanto, la concesión de las ayudas se realizará mediante la comparación de las solicitudes presentadas, a las que se aplicarán los criterios de valoración y selección para el otorgamiento de las ayudas fijadas en las bases para cada actuación a subvencionar, respetando los límites presupuestarios disponibles en cada convocatoria.

La intensidad de las distintas actuaciones subvencionables oscila entre el 20 y el 80 por ciento. Por ejemplo, en el caso de los municipios se subvencionará un 80 por ciento del coste, tanto de la adquisición de vehículos, como en planes de movilidad, como en infraestructuras de recarga. En cuanto a las empresas, la ayuda para la adquisición de vehículos oscila entre el 55 y el 75 por ciento, y la infraestructura de recarga entre el 45 y el 75 por ciento, según el tipo de empresa a subvencionar sea grande, mediana o pequeña y la accesibilidad del punto de recarga. Para los particulares, tanto para la adquisición de vehículos como para la infraestructura de recarga vinculada, se contempla una ayuda del 20 por ciento.

Estas ayudas tienen ciertas limitaciones en función de cada tipo de beneficiario, de la tipología de la actuación y del concepto subvencionable, que afectan. Por ejemplo, la subvención máxima (IVA incluido) para un ayuntamiento para la adquisición de un autobús M2 será de 51.475 euros, 18.905 si se trata de un turismo para la Policía Local. Para un particular, la subvención máxima (IVA incluido) para la adquisición de un turismo asciende a 5.225 euros.

Por otro lado, para llegar al máximo volumen de beneficiarios, hay limitaciones en cuanto al número de solicitudes a presentar. Para la adquisición de vehículos eléctricos, un autónomo puede presentar una solicitud por cada una de las categorías de vehículo, y por localidad donde se desarrollará la actividad, con un máximo de un vehículo por solicitud. Si se trata de una empresa o un ayuntamiento, puede presentar una solicitud por cada una de las categorías de vehículo, y por localidad donde se desarrollará la actividad, con un máximo de cuatro vehículos por solicitud.

0
0
0
s2sdefault