La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) atendió la petición de las asociaciones empresariales de renovables, cogeneración y tratamiento de residuos, y emitirá unos certificados en los que se reconocerá el derecho de las empresas al cobro de la totalidad de las primas correspondientes a la primera parte del año a cada uno de los sujetos del sistema de liquidaciones.



 

Estos certificados evitarán los posibles problemas financieros de estas empresas relacionados con el nuevo sistema de liquidación provisional del sector eléctrico, por el que el pago a los distintos participantes no se realiza hasta que no haya disponibilidad de caja.

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) ya criticó esta situación y pidió una transferencia "programada, sistemática y ágil" de los fondos procedentes del impuesto a la generación eléctrica y las subastas de derechos de emisión de CO2 y, si fuera necesario, que el Gobierno financie los posibles desajustes temporales.


El organismo presidido por José María Marín Quemada explicó que, en la primera liquidación de 2014, correspondiente a enero, las empresas recibirán el 25,5% de la parte que les corresponde por su actividad durante ese mes.

El 74,5% restante "se abonará en liquidaciones consecutivas a medida que vayan entrando nuevos ingresos", señaló la CNMC, que estimó además que las liquidaciones provisionales se normalizarán antes del mes de junio.

La CNMC explicó que este método de liquidación se deriva de la aplicación de la Ley del Sector Eléctrico, en vigor desde principios de año, y que pretende evitar de esta manera la generación de déficit tarifario, el desfase entre los ingresos y gastos del sector eléctrico.

De acuerdo a esta ley, cada mes se abonarán los costes del sistema (distribución, transporte, pagos por capacidad, renovables, etc) en función de la disponibilidad de fondos y de manera proporcional al total que se adeude a cada agente, mientras que se retrasará el resto del pago a cuando se registren nuevos ingresos.


La CNMC ya aprobó la primera de las catorce liquidaciones de 2014. Hasta diciembre, las desviaciones transitorias del sistema eléctrico sólo las financiaban las empresas con más de 100.000 clientes, circunstancia que cambió, de modo que son ahora todos los sujetos del sistema los que las financian de forma proporcional a la retribución que les corresponda.


Actualmente, los ingresos eléctricos proceden sobre todo de los peajes que se cobran a los consumidores a través del recibo de la luz y de los impuestos a la generación eléctrica incluidos en la ley 15/2012 de medidas fiscales para la sostenibilidad energética. En ambos casos se produce un decalaje entre su devengo y la recaudación, que se mide por un coeficiente de cobertura entre los ingresos percibidos y los pagos devengados.


De este modo, los ingresos por peajes correspondientes a facturas de acceso del mes de enero no se reciben completamente hasta el mes de marzo, los de febrero hasta abril y así sucesivamente.


Como consecuencia de este decalaje de tres meses, las primeras liquidaciones del año arrojan un coeficiente de cobertura bajo," que irá aumentando progresivamente en las siguientes liquidaciones", explica la CNMC.


En la primera liquidación del año, los costes afectados por el coeficiente de cobertura ascendieron a 1.513 millones de euros, mientras que los no afectados por este coeficiencia se situaron en 68 millones de euros. Mientras, los ingresos fueron de 454 millones de euros. Esta circunstancia hace que el porcentaje de los costes que se alcanzó en el mes de enero con los ingresos aportados por las empresas al sistema de liquidaciones es el 25,5%.

0
0
0
s2sdefault