Según un informe de la Agencia Internacinal de la Energía, reducir el consumo de combustible por vehículo un 50% para 2030 es un objetivo as umible', para lo que, añade el texto, se requiere pasar de un ritmo de mejora del 1,7 por ciento anual actualmente al 3 por ciento.

 

Los automóviles ligeros, de un consumo medio de 8 litros por 100 kilómetros recorridos en 2005 a 4 litros 25 años más tarde, mientras que los avances estimados para los camiones pesados y autobuses serían de alrededor del 30 por ciento, de forma que el gasto de combustible pasara de una media de 39,1 litros a 27,1 por cada 100 kilómetros.

 

Para los vehículos de dos ruedas, la progresión se limitaría al 20% para pasar de 2,8 a 2,3 litros por cada 100 kilómetros.

 

Asimismo indica que esta progresión en la mejora de los consumos resulta crucial para lograr el objetivo internacional de limitar el calentamiento climático a dos grados centígrados, lo que requiere disminuir a la mitad las emisiones de dióxido de carbono para 2050.

 

 

Según los cálculos de los expertos de la agencia, en un coche particular con motor de gasolina esas tecnologías permitirían disminuir en un 63% el consumo de carburante, sobre todo gracias a la versión híbrida (que supondría por sí solo un recorte del 25%), y eso representaría un sobre-costo en la compra de 6.270 euros.

En el caso del diésel, el ahorro de carburante sería del 52% (22% gracias al motor híbrido), con un precio por vehículo 6.125 euros superior.

0
0
0
s2sdefault