El Gobierno balear ha planteado, dentro de su Plan de Energías Renovables que ha presentado este miércoles, un total de 41 actuaciones para que Baleares trabaje por cubrir, a largo plazo, el 100 por cien de sus necesidades eléctricas.

 

En este sentido, ha detallado que si se utilizase energía fotovoltaica se tendría que emplear menos del 2 por ciento del territorio.

En rueda de prensa, el conseller de Economía y Competitividad, Joaquín García, ha asegurado que la Comunidad Autónoma puede ser autosuficiente energéticamente, aunque en la actualidad, ha matizado, las renovables "supongan el 3,5 por ciento de la potencia total del sistema eléctrico", y, en concreto, "si se considera la energía eléctrica producida por renovables este porcentaje baja al 2 por ciento".

García ha detallado que para la consecución de estos objetivos, que tienen como referente la estrategia 20-20-20 de la Comisión Europea, habría que obtener un régimen especial para renovables a corto plazo para que las tarifas sean competitivas, ya que en 2011, el precio medio de la electricidad en la Península fue de 51,54 euros por megavatio-hora y en Baleares de 141,45 euros el megavatio-hora.

Además, ha mencionado, como barreras para la penetración de las renovables, la evolución tecnológica a medio plazo, la necesidad de eliminar las limitaciones administrativas como la modificación del Plan Director Sectorial de Energía o realizar actuaciones sobre los procedimientos de impacto ambiental en instalaciones renovables.

Así, también ha detallado que se tiene que trabajar para superar las limitaciones técnicas relacionadas con las interconexiones, el almacenamiento de este tipo de energía, la mejora de la red de distribución, la implantación del vehículo eléctrico o los planes de ahorro y eficiencia.

Dentro de las 41 actuaciones contempladas se encuentran la creación de una Mesa de las energías renovables, facilitar el conocimiento a los promotores o ciudadanos para implantar energía fotovoltaica o eólica, crear una oficina de apoyo a la tramitación de renovables, revisar la normativa de instalaciones, simplificar y homogeneizar trámites o racionalizar los aspectos impositivos, entre otros.

En este sentido, García ha anunciado que los agentes sociales interesados tienen de plazo hasta el 15 de enero para presentar aportaciones que mejoren el plan del Ejecutivo autonómico, después del cual se presentará ante el Consejo Asesor de la Energía.

 

MEJORAR LA BALANZA DE PAGOS

En términos generales, y según ha dicho García, avanzar en la implantación de las renovables mejorará la balanza de pagos, activará el sector económico local, mejorará la imagen turística, proporcionará sostenibilidad energética y reducirá emisiones.

Cabe destacar que el director General de Industria y Energía, Jaime Ochogavía, que ha presentado los aspectos más técnicos del plan, ha especificado que la estrategia de producción de electricidad en la Comunidad Autónoma debe centrarse en la fotovoltaica y la terrestre, ya que son energías maduras (es capaz de ser competitiva) y en comparación con el resto de renovables (biomasa, geotérmica, eólica off-shore u olas) su rendimiento es mayor.

0
0
0
s2sdefault