b_256_171_16777215_00_images_promobiomase.png

El proyecto Promobiomasse de cooperación transnacional que pretende impulsar el mercado energético de la biomasa forestal en el territorio del sudoeste de Europa (sudoe) ha presentado sus iniciativas para fomentar la reducción de riesgo de incendios forestales y la generación de empleo en el medio rural.

En el proyecto Promobiomasse participan diversas entidades españolas de Navarra, Cataluña y Extremadura, Francia y Portugal que han mantenido una serie de encuentros entre abril y junio.

En los encuentros se evaluó las actividades de los socios de Promobiomasse: el Centro de Ciencia y Tecnología Forestal de Cataluña (CTFC), la sociedad pública del Gobierno de Navarra Navarra de Suelo y Vivienda, SA (Nasuvinsa), la Agencia Extremeña de la Energía (Agenex), la Agência Regional de Energia e Ambiente do Interior (Enerarea), del norte de Portugal, la Communauté de Communes du Plateau de Lannemezan (CCPL), del departamento francés de Hautes-Pyrénées, y la Association des Communes Forestières des Pyrénées Atlantiques (Cofor64), de Pirineos Atlánticos.

Otras 19 entidades asociadas participan en el proyecto, que tiene un presupuesto que asciende a 1,4 millones de euros, de los cuales el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) aporta un millón.

En los encuentros celebrados de forma virtual, salvo uno en Navarra, los expertos locales han coincidido que el proyecto fomenta la reducción de riesgos de incendios, la generación de empleo en el medio rural, avances en la transición energética y oportunidades de desarrollo sostenible.

Agenex explicó en su reunión las acciones piloto realizadas para eliminar las barreras administrativas, legales y de estructura de la propiedad forestal en las comarcas de La Siberia, Hurdes y Sierra de Gata; así como el proyecto Localcir y la Metodología Poctep para el diseño de itinerarios verdes.

En el foro organizado por Cofor64 se dio a conocer la experiencia "del club de calderas de biomasa" de la zona Pirineos Atlánticos, coincidiendo los participantes en la oportunidad de replicar la experiencia y en la necesidad de recoger datos de funcionamiento y gasto de calderas para analizar su rentabilidad económica.

En el taller de Enerarea se conoció el modelo de gestión de la biomasa elaborado en el marco del proyecto, así como el estudio para la creación de una red de centros de recogida y procesamiento de la biomasa residual en el área de actuación de Enerarea. Se remarcó en la necesidad de añadir un enfoque nacional al modelo de gestión de la biomasa para adaptarlo a una estructura administrativa centralizada como la portuguesa.

Nasuvinsa se reunió en Aoiz, en las instalaciones del futuro centro de acopio y transformación de la biomasa, proyecto piloto del socio navarro, donde se abordó las posibilidades de poner en marcha el ente público-privado que podría gestionar el centro, las dificultades legales existentes por ser una fórmula de gestión innovadora en Navarra y sus perspectivas a corto y medio plazo.

Por su parte, CCPL desarrolló su labor en dos encuentros, el primero aprovechando la asamblea general de Fibois Occitanie donde presentó su proyecto piloto: la herramienta digital Eforet de caracterización de las masas forestales. En la segunda, evaluó el modelo de gestión de la biomasa de Promobiomasse.

En el taller de CTFC se explicó los dos proyectos piloto desarrollados en Catalunya: uno sobre extracción de madera mediante tecnologías innovadoras y otro sobre dinamización de la gestión forestal conjunta para la prevención de incendios. Sus aportaciones se centraron en la necesidad de evitar el impacto ambiental de las procesadoras de biomasa sobre el terreno y en la conveniencia de contar siempre con personal técnico para realizar los aprovechamientos forestales.

El próximo 1 de julio se realizará una jornada técnica vía streaming dirigida a agentes de las distintas fases del ciclo de la biomasa en los territorios del proyecto Promobiomasse.

Puede consultar el programa de la jornada aquí

Realice su inscripción aquí

0
0
0
s2sdefault